PWRecurso%203SCD_edited.png
  • Aarón Kú Tep

Los orígenes de la civilización

La creación de distintas herramientas para satisfacer las necesidades del hombre le ha permitido su progreso y evolución. Esto es en gran manera debido a su creatividad, adaptabilidad y el haber sabido desarrollar un lenguaje articulado, gracias a que es poseedor de un complejo sistema nervioso. En otras palabras, la evolución del hombre ha sido más cultural y económica. Esto le ha posibilitado sobrevivir y reproducirse, diferenciándolo así de la evolución de los animales, que ha sido meramente biológica, requiriendo cierta especialización, y que bien se sabe que esta especialización excesiva, al fin de cuentas, es desventajosa. Tal es el caso del mamut y el hombre en la edad de hielo, ambos se supieron adaptar, florecer y multiplicarse en esas condiciones particulares, pero que a la postre el final es diferente para ambos. La edad de hielo pasó, el mamut se extinguió, pero el hombre sobrevivió.

El abrigo de pelo y el aparato digestivo son algunos de los caracteres corpóreos que habían ayudado al mamut a prosperar en la edad de hielo, pero que con el paso del tiempo resultaron desventajosas con las circunstancias cambiantes. El mamut estaba especializado en exceso a diferencia del hombre, quien tenía la libertad de abandonar su abrigo si sentía demasiado calor, o de inventar nuevas herramientas de ser necesario.

Por otra parte, debida a su evolución cultural, con el transcurso del tiempo, el hombre descubrió la agricultura, gracias a sus conocimientos obtenidos a través de la observación, empirismo, y los conocimientos heredados a través de la enseñanza de sus antecesores. El descubrimiento de la agricultura fue fundamental ya que da origen a la vida sedentaria, poniendo fin a la nómada, permitiendo el surgimiento de las primeras aldeas, que posteriormente dan lugar a la urbanización.


El hombre se ha construido a sí mismo, ha sido el autor de su propia civilización, gracias a su evolución biológica, pero sobre todo a su gran evolución cultural y económica.




Referencia bibliográfica: Childe, V. G. (1996). Los orígenes de la civilización. Fondo de Cultura Económica.

Tel. 999 100 5649

sociedac@gmail.com

Todos los derechos reservados. Sociedad Científica de Dzan AC, 2019.